SOTR 2

Ya vamos con el segundo capítulo de Sovereign Of the Three Realms

Sin más……


Capítulo 2: Padre de apoyo, Amigos leales

Jiang Chen finalmente había averiguando el quién, por qué, cuándo, dónde y cómo de toda la situación después de organizar cuidadosamente algunos de los hechos. También supo por qué el anterior Jiang Chen murió.

“¡De acuerdo! Al parecer el pasado Jiang Chen murió una muerte bastante desafortunada. ¿Morir debido a un pedo? El rey del Reino Oriental es todo un personaje. ¿Ritos de Adoración Celestial? Heh, yo, el alardeado hijo del Emperador Celestial, me he encontrado con muchos rituales en mi vida, pero nunca he escuchado de obtener la bendición del cielo mediante una ducha fresca, nuevas ropas, y unos pocos palos de incienso. Hay menos orden bajo el cielo. Esos quienes son benevolentes son recompensados de igual manera, y aquellos que no lo son, son castigados. Ah, olvídalo. Se me ha dado esta oportunidad gracias al tiránico asesino de Jiang Chen”

Jiang Chen suspiró mientras estaba acostado en el ataúd, sintiendo una multitud de sentimientos. Aunque estaba indignado en nombre del anterior Jiang Chen, no pudo evitar estar secretamente encantado que él mismo había reencarnado.

Excepto, también había claramente escuchado la conversación entre los dos. Uno de ellos era el pasado padre de Jiang Chen, o mejor, su actual padre.

Al ver a su padre de esta vida volar en una rabia impotente, listo para estallar en rebelión en cualquier segundo, calentó el corazón de Jiang Chen. Esto le dio una sensación de déjà vu al ser testigo de este tipo de amor paternal.

“Quien hubiera pensado que tendría tanta suerte para tener un incondicional padre de apoyo en ambas, en esta y mi vida pasada. Aunque este duque de Jiang Han es un pilar del Reino, está complaciente de revelarse por la muerte injusta de su hijo. Es un hombre de coraje y nobleza”

Talvez era debido a que los lazos de sangre entre su cuerpo y Jiang Feng. Lo que haya sido, Jiang Chen se sintió muy cálido hacia Jiang Feng como un padre a primera vista.

Al menos no era un tímido, y estúpido sujeto leal.

Y por supuesto Jiang Chen no dejaría que la situación se saliera de las manos y desarrollara una rebelión.

Aunque podía ser profundamente satisfactorio rebelarse contra el Señor por una causa noble, era una forma rápida de morir cuando uno consideraba la gran imagen. Por no mencionar que Jiang Feng no estaba la tierra de su casa en este momento.

E incluso si lo estaba, incluso si dirigía un millón de tropas, era irremediablemente inútil pensar en un duque prevalecer contra un Reino entero.

Jiang Chen era el hijo del Emperador Celestial en su vida pasada y fue extensamente educado. También entendía el significado de “esos con nobles morales no necesitan apurarse en buscar venganza”, y definitivamente prevendría al padre de su vida actual de cometer tal acción descerebraba.

Era verdad que era el hijo del Emperador Celestial en su vida pasada.

Pero en esta vida, ¡la identidad de su vida pasada era nada como el aire caliente!

Si su padre, Jiang Feng, se revelara y la familia real reaccionara de acuerdo con esto, ¿Cómo podría alguien escapar ileso? Jiang Chen finalmente había tomado el control de su nuevo cuerpo cuando reencarnó, no quiso estirar la pata después de despertar.

Por esto, cuando vio que su padre ya estaba listo para dejar atrás un sendero de sangre, Jiang Chen no pudo resistir el impulso de dar un tranquilo “Eurgh”. Era un sonido que inmediatamente congeló a Jiang Feng en su sitio.

Jiang Feng se había completamente petrificado mientras miraba sin parpadear el cuerpo acostado de Jiang en el ataúd. El fiero enojo de sus ojos se transformó en un fuerte amor paternal en un abrir y cerrar de ojos.

El amor de un padre era como una montaña, y Jiang Feng casi se lanzó a sí mismo en un salto volador como un tigre mientras corría para tomar la mano de Jiang Chen. “Chen’er, ¿tú……no estás muerto?”

Aunque la cara era la cara de un extraño, el amor paternal era tan parecido al de alguien que había experimentado en su vida pasada con el cual Jiang Chen no era ningún extraño.

“Padre, te he arrastrado conmigo”

En ese momento, Jiang Feng estaba totalmente inmerso en la emoción de recuperar al hijo que había perdido. ¿Quién le dio importancia acerca de los cambios de su hijo?

“¡Sin sentido! Eres mi hijo, el hijo de Jiang Feng, ¿Cómo pudiste haberme arrastrado? Todo es tan maravilloso debido a que no has muerto Chen’er! ¿Entonces qué si te tiraste un gas? La hija del Oriental Lu contrajo una enfermedad incurable, ¿Cómo si mantener algunos ritos la pudiera curar? Si las alabanzas a los cielos curaran todas la enfermedades incurables, ¿Entonces, de qué utilidad serían los doctores?”

“Y, la vida de su apreciada hija es importante, pero ¿La vida de mi hijo no es igual? ¿Sólo porque retiene ritos para rogar merced a los cielos significa que mi hijo puede ser molido hasta la muerte por un pedo accidental?”

Jiang Feng no le importó esconder de su hijo las llamas de su amargo enojo de su vientre. Incluso se atrevió a llamar al rey del Imperio Oriental por su nombre.

Parecía que este duque de Jiang Han estaba ciertamente enojado. Jiang Chen estaba seguro que si él en verdad hubiera muerto, Jiang Feng seguramente se habría revelado.

Este era un hombre quien estaba complaciente en explotar un agujero en el cielo por su hijo.

“No es una mal cosa tener este tipo de padre” La positiva impresión de Jiang Chen hacia su padre se había incrementado incluso más.

“No estés asustado Chen’er. Ahora que has despertado, nunca sufrirás de nuevo mientras que mi cuerpo pueda respirar. Contactaré a los nobles con los cual somos amigos y al Oriental Lu para pedirles perdón por esos aleatorios, y absurdos crímenes que te fueron acusados”

La deshora del altar sagrado, humillación al templo sagrado, blasfemar contra los dioses, la destrucción de los Ritos de Adoración Celestial!

Si esos crímenes no estaban claros, causarían un sinfín de problemas para Jiang Chen, incluso si regresara de la muerte.

Al mismo tiempo, Jiang Chen sabía que no podía tener ningún crimen colgando en su cabeza si quería vivir en este Reino Oriental en el futuro.

“Padre, no te apresures para limpiar mi nombre. La familiar Oriental está completamente enojada en este momento. Podemos visitarla después de unos pocos días cuando su enojo haya disminuido. Ya he sido molido una vez, ¿Seguramente no olvidará su dignidad como rey y me molerá de nuevo?” Jiang tenía varias maneras para cómo manejar esta situación. No se iba a apresurar ya que necesitaba tiempo para acostumbrase a esta nueva identidad y sentirse como en casa en este nuevo cuerpo.

Jiang Feng estaba por responder cuando algunos sonidos entraron en sus oídos. “Chen’er, acuéstate, alguien está viniendo” Dijo tranquilamente.

Jiang hizo eso con resignación ya que su resurrección de la muerte simplemente era demasiado abrupta. Esto haría a los cielos templar si alguien lo veía. Su padre estaba pidiéndole seguir haciéndose el muerto para cubrirlo por ahora.

Bien, con su ataúd como una cubierta, jugando al muerto era la cosa más fácil en este mundo.

“Hermano Chen, ¡Moriste tan innecesariamente!” Los pasos estaban muy lejos, pero su grito tenía una fuerte calidad bastante perforante.

El rodante sonido de pasos estaba acompañado con este aullido de lástima.

Sí, rodante.

La persona quien estaba llegando – bueno, sería más apto llamar a esa persona como una bola de carne. La figura carnosa casi tenía el mismo tamaño en todas direcciones, y su cuerpo presentaba unas curvas perfectas, formando una carnosa bola de carne.

La bola de carne nunca había estado avergonzado por su cuerpo, antes estaba orgulloso de este. Una vez se había proclamado que fuera de todos los 108 noble, no era ni el más valiente ni leal, ni el más inteligente ni estratega, pero nadie podía quitarle el primer lugar en peso.

Era una gran proeza para que alguien tenga ese único cuerpo, pero su padre había tomado un paso más lejos y le dio un extremadamente nombre femenino – Xuan Xuan.

Dos hombres jóvenes, aproximadamente de la misma edad, estaban siguiendo de cerca a la bola de carne.  Ambos vestían unas expresiones trágicas de dolor; era evidente que ellos habían venido para pagarle sus respetos a Jiang Chen.

La bola de carne estaba en el frente y caminó rápidamente al lado del ataúd. Con su masa plantada firmemente, nadie más incluso podía venir cerca y sólo podían ponerse en el fondo.

La bola de carne se limpió sus lágrimas con una de sus manos y continuamente sacó algunas cosas con la otra, lanzándolos al brasero listo para quemar papel mientras hacía eso.

“Hermano Chen, este era tu favorito, una versión ilustrada de la alfombra de adoración carnal. Estaba centrado en mí mismo antes y me reusé en prestártelo. Ahora que te fuiste y perdí mi compañero de ocio, ¿Qué uso tiene esto para mí? Estoy quemando esto para ti de modo que puedas leerlo allá abajo si te sientes aburrido. Recuerda, no seas egoísta como yo. Compartir es demostrar interés”

“Y, esta es una nota por diez mil de plata. Eras el único que resolvió las cosas con diez mil de plata, la última vez cedí a mis impulsos y accidentalmente conseguí a esa chica embarazada. Mi papá inmediatamente me habría abatido hasta la muerte si lo hubiera descubierto, pero nunca incluso tuve la oportunidad para regresarte el dinero…..”

La bola de carne lloró baldes de lágrimas mientras tenía más y más el corazón rotó a la vez que lloraba. Se acostó allí en el suelo, golpeando el suelo con gran dolor después de quemar los objetos.

Jiang Chen estaba acostado en el ataúd y no hizo ningún sonido. También quería esta oportunidad para observar a esos mejores amigos.

El gordito Xuan Xuan era indudablemente el más leal, férreo partidario de todos ellos.

“Ah, Hermano Chen, estoy bien. Sin embargo, ese viejo Oriental Lu te molió hasta la muerte. Hago el presente juramento que si yo, Gordito, siempre heredo el ducado de mi anciano Jinshan, nunca por el resto de mi vida enviaré un simple soldado o caballo a luchar por esa Familia Oriental!””

En este momento el Gordito se volteó y le dio una mirada a esos quienes estaban detrás de él, haciéndoles una protesta. “Ustedes, ¿Son los mejores amigos de mi Hermano Chen? ¿Ven al Hermano Chen como un hermano? ¡Vengan y juren ante su lápida si lo son!”

El leal, y al parecer confiable hombre joven respondió devuelta. “Gordito, ¿Piensas que eres el único con lealtad? ¿Que yo, el heredero del ducado Hubing, es menos que tú?”

Con eso, el hombre joven casi corre hacia el altar y jura. “Hermano Chen, yo, Hubing Yue, hago este juramento que si heredo el ducado Hubing en el futuro, nunca por el resto de mi vida enviaré un simple soldado o caballo a luchar por esa Familia Oriental!”

Al ver que los dos ya habían jurado un juramento solemne, eso dejaba al restante, el espléndido joven vestido en algunos cabos sueltos.

“Yang Zong, ¿Es el Hermano Chen tu hermano o no?” La bola de carne comenzó a gruñir enojadamente mientras miraba al joven vestido elegantemente titubear.

“¿Has olvidado que fue el Hermano Chen quien te defendió cuando estabas siendo acosado por Yan Yiming, el heredero del ducado Yanmen, después de llegar a la capital?”

“Y esa ves cuando fallaste en completar tu misión para cultivar los ingredientes medicinales del nivel espíritu, fue el Hermano Chen quien utilizó su porción extra para llenar la brecha para ti. ¿Sabes que debido a que él te dio parte de su porción, su grado de excelencia fue cambiado a regular?” El enojo de Gordito iba creciendo mientras hablaba, hasta acerca de comenzar a correr, tomar el collar del joven vestido elegantemente y golpearlo.

Las memorias empezaron a florecer en Jiang Chen mientras el gordito Xuan hablaba. Era capaz  de gradualmente reconocer a las personas ante él con esas memorias.

Justo cuando el Gordito Xuan iba hablar sobre otra cosa, pasos rápidos sonaron mientras el mayordomo de la familia Jiang vino a la puerta. “Maestro Jiang, su Majestad el Rey ha llegado con otros nobles con el fin de pagar sus respetos al joven maestro”

“¿Pagar sus respetos?” Gordito Xuan estaba muy furioso. “¿Está derramando lágrimas de cocodrilo? ¿Está pensando en quemar unos pocos palitos de incienso para cubrir el hecho que golpeó a alguien hasta la muerte?”

El Gordito Xuan podía permitirse ser así de temerario. Después de todo, Jiang Feng era un duque del Reino y no podía hacer las mismas cosas. Dado que su hijo no estaba muerto, también estaba deliberando en cómo manejar el después.

La vida y posición de su hijo deben ser protegidas a todo costo. Este era el resultado final de Jiang Feng.

Jiang Feng estaba bastante consciente que como Rey, el Oriental Lu no se sentiría culpable sobre matar el hijo en un noble. Uno tenía que tener un corazón frio con el fin de reinar como un monarca.

Lo que significaba pagar sus respetos era indudable y completamente un engaño. Un acto que, en un nivel más profundo, era apagar a Jiang Feng y advertirle que no actuara precipitadamente.

Obviamente, el Oriental Lu no tenía miedo de Jiang Feng, o incluso que se revelara. Sin embargo, como el gobernante de un Reino, no deseaba que tal cosa sucediera.

Después de todo, quien sabe que otras situaciones podían desarrollarse si unos disturbios civiles comienzan. Y de hecho, Jiang Feng tenía unas pocas conexiones en el Reino Oriental.

Un comentario sobre “SOTR 2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s