TZK L1-C2

Capítulo Dos: ‘¡Escuchad! ¡Horrores tranquilos…!’

Hector había escapado de casa, lo cual nunca había hecho antes y no estaba seguro si lo volvería hacer de nuevo. Su habitación estaba en el segundo piso, así que saltó por la ventana y se rompió ambas piernas, lo cual dolió como el infierno, descubrió.

Garovel rió, disculpándose apropiadamente por reírse, y luego lo curó. Él le preguntó a Garovel por qué aún podía sentir dolor, y el segador explicó que el dolor todavía era útil para dejarle saber cuáles partes funcionaban y cuáles no.

“¿Realmente estás seguro sobre esto?” Murmuró entre el aíre frío de la noche.

¿Qué dices? Por supuesto que estoy seguro

“Pero… ¿Cómo se supone que detendré a un asesino serial…? No vas a hacer… que mate a este chico, ¿Cierto?”

Oh, no. Eso podría causar problemas. Los asesinos seriales son el asunto de la autoridad, pero he estado observando a este chico, y en esta instancia, la policía podría utilizar una ayuda. Justo como alguien que les apunta en la dirección correcta, es decir

“Apuntar, ¿Cómo?”

Una llamada anónima

“¿Actualmente funcionará?”

Sólo tenemos que darles una excusa para visitar su apartamento en un momento particularmente inadecuado para él. El resto debería fluir

Ellos caminaron por mucho tiempo bajo la oscuridad, dejando la modesta vecindad en el centro de la ciudad por las torres del centro. Él no estaba seguro que hora era, pero juzgando por la niebla reunida entre las construcciones, supuso que era suficientemente tarde para ser considerado temprano de nuevo. El tranvía aéreo no había dejado de funcionar, sin embargo, el transporte de pasajeros ruidosos por encima de la calle en sus carriles suspendidos, y la música a todo volumen en el puente a la distancia ya no estaban ocupados por las sirenas.

Las personas en la acera y en la calle le prestaron un poco de atención, mientras se reían por las bromas elaboradas o tropezaban afuera de un club nocturno o dormían en una banca en frente de una Nancy’s.

Él se preguntaba lo que haría si algún extraño se acercaba y empezaba a hablar, como lo que sucede en cada película en donde un joven termina en una extraña vecindad tarde en la noche, y entre más pensaba sobre esto, más se determinaba que no había que temer. De hecho, él casi quería que alguna persona borracha paseara y empezara una conversación, sólo para poder ver lo que sucedería. Se imaginó que sería inevitablemente algo sorprendente, como ellos resultando ser divertidos y totalmente inofensivos, aunque muy poco agradables por la embriaguez. Y si ellos intentaban secuestrarlo o asesinarlo, bueno. Eso sería sorprendente para ellos.

Aquí’ Dijo Garovel, agitando su asombro. El segador flotó a una cabina telefónica cercana, y Hector entró. ‘Allí arriba

Él miró a donde el segador apuntó y vio el balcón de un apartamento de alta gama en un cuarto piso. Un hombre estaba allí, fumando en frente de una lámpara sobre la ventana. Incluso a esta distancia, podía ver que el hombre estaba bien vestido con un traje oscuro y la corbata deshecha.

“Ese… ¿Es ese chico?”

Hector miró el teléfono en frente de él. El siguiente paso era suficientemente obvio, pero titubeó. “Pero… qué pasa…”

¿Hmm?

“¿Qué pasa si llamo a la policía… y ellos vienen y… qué pasa si el chico mata a uno de ellos?”

Garovel lo miró en gran medida. ‘Si te estás preguntando por qué más bien no te envío a ti allí, es porque este es tu primer intento. No tengo la intención de darte más de lo que puedes manejar

“Pero… si alguien tiene que arriesgar su vida… entonces debería ser yo… ¿No?”

El segador no respondió.

Hector siguió presionando. ”Digo, ya que, n-no puedo morir, ¿Cierto? ¿Él no será capaz de matarme? Y… porque yo… yo ya desperdicié mi vida, de todas maneras, así que… incluso no sería para nada riesgoso…”

¿Me estás diciendo que quieres tratar con esto por ti mismo?

“Yo… uh… sí”

Garovel inclinó su cabeza. “Eso es sorpresivamente valiente de ti. Pensé que preferirías tomar las cosas más lento

“Sólo… no quiero que nadie sea asesinado, eso es todo…”

Si ese es el caso, entonces probablemente deberías apresurarte

El rostro de Hector se endureció. “¿Qué? ¿Por qué?”

Bueno, sabes que como te dije, el plan era tener a la policía visitándolo en un momento inadecuado. Él asesina a las mujeres al seducirlas y las trae a su apartamento, así que la intención era enseñarles en medio del–

“¿¡Qué!?” Él volvió a mirar el balcón, pero el hombre no estaba más allí. Agarró el teléfono y le marcó a la policía.

¿Ahora estás llamando? Pero sólo dije–

“¿¡Hola!?” Le gritó al receptor. “¡Hay un sujeto en mi edificio que está a punto de asesinar a alguien! Él tiene un arma–”

Usa un cuchillo

“–Digo, un cuchillo, y ah– ¡Escuché que estaba amenazando la vida de alguien afuera de su apartamento!”

<”¿Cuál es su ubicación?”>

“Ah–” Garovel le dio la dirección del edificio, y se la retransmitió al operador.

<”Por favor permanezca en línea señor”>

“¡Lo siento, no puedo! ¡Sólo lleguen allí!” Colgó el teléfono y cruzó corriendo la calle. Interrumpió a través de la entrada, y un guardia de seguridad luchó para detenerle, pero Hector tuvo la ventaja. “¡Es un asunto de vida o muerte!” Gritó a lo lejos como una disculpa.

Saltó a la primera escalera que vio y se detuvo en el cuarto piso. Un par de pasillos le pidieron elegir, así que siguió las indicaciones de Garovel para llegar a la puerta del asesino.

Hector golpeó la puerta. “¿¡Hola!? ¡Por favor abra señor! ¡Hay, ah– una fuga de gas, y necesitamos evacuar el edificio!”

No hubo respuesta.

Garovel se aventuró adentro. ‘Él la está escondiendo en el baño

Retrocedió y comenzó a golpear la puerta. “¡Por favor señor! ¡Sé que está ahí! ¡Esto es muy importante!” La puerta no cedió en absoluto. Bien podría haber sido un muro.

Está a punto de cortarle el cuello

“¡No!”

Toma’ Garovel encontró su hombro, y Hector inmediatamente sintió una explosión de dolor a lo largo de todo su cuerpo antes de desvanecerse familiarmente. ‘¡Patéala!

La puerta se escapó de sus bisagras, rasgando el cerrojo y la cadena a la parte derecha de la madera y el yeso.

“¿¡Qué mierda!?” Vino una voz del baño, y cuando el hombre salió y vio a Hector, horror impactó su rostro, y retrocedió a la sala de estar. “¿¡Qué demonios eres tú!?”

Y Hector estaba confuso, ya que no podía ver su propia piel corroyéndose a sí misma, dejando al descubierto los músculos secos de su rostro sin derramamiento sangre. No podía ver su cabello rapado transformándose en un blanco fantasmal o sus ojos inyectados de sangre embozados en muerte, y la piel ennegrecida. Hector sólo permaneció caminando hacia delante, no dejándose intimidar por el cuchillo que el asesino direccionó hacia su pecho, y agarró al hombre por el cuello y lentamente apretó su agarre. Fácilmente lo mantuvo inmovilizado contra la pared, estrangulando al hombre hasta que éste cayera inconsciente.

Hector miró sus manos por un segundo, impresionado y aterrorizado por sí mismo. Divisó un conjunto de ropa en la cama, presumiblemente usada por la víctima más temprano. La envolvió en torno al asesino y lo amarró con un triple nudo tan fuerte como podía hacerlo.

Luego, vio a la mujer en el baño. Aún estaba con vida, y consciente, incluso. Cuando ella lo vio, intentó gritar y zafarse, pero sus restricciones la mantuvieron en su lugar perfectamente. Ella había sido golpeada, aparentemente, y tenía cortes superficiales en sus brazos, rostro y estómago.

Hector dio un paso hacia ella y luego se detuvo, pensándolo mejor. “Lo siento” Le dijo a ella. “Te desataría, pero… probablemente deberías quedarte aquí y explicar… uh, a la policía… sobre lo que él te intento hacer. De otra manera, él podría… tú sabes… escapar de esto… y… sí…”

Ella sólo lo miró, con los ojos abiertos.

“¡Oh! Pero, uh… ¡No te preocupes! La policía estará aquí en cualquier minuto. Y él ahora está inconsciente. Y lo até sólo por si acaso. Así que… uh… e-estás a salvo, ahora. Y y-yo debería, debería irme…”

Al escuchar las sirenas a la distancia, él corrió. Algunos espectadores se reunieron afuera, el guardia de seguridad de más temprano estaba con ellos, pero Hector sólo se abrió paso entre ellos. No se detuvo hasta que ya no podía ver más el complejo de apartamentos.

Garovel agarró su hombro, y súbitamente, su fuerza lo dejó. Cayó en sus rodillas, jadeando por aire. Su cuerpo mortal, sin embargo, regresó a la normalidad. Los trozos ennegrecidos y faltantes reaparecieron de nuevo, transformándose en el marrón ceniciento vivido de antes. Apenas se sentía capaz de caminar, como si hubiera acabado de correr una maratón en donde el premio era conseguir ser atropellado por un bus.

“No mencionaste nada… sobre qué demonios… me hiciste allí” Esta vez, sus pausas eran atribuidas más por su cansancio y respiraciones tensas.

Convertí la energía que tu cuerpo normalmente usaría para apoyar tu vida en fuerza muscular. Lo cual resultó hacer que parecieras como un cadáver y es por eso que el chico estaba tan atemorizado cuando te vio

“Oh… bien…”

Por cierto, mañana vas a sentir como rasgué los músculos de tu cuerpo y los remplacé por agujas ardientes’

“Divertido…”


Anterior | Índice | Siguiente


Anuncios

3 comentarios sobre “TZK L1-C2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s