TZK L1-C11

(5/6)

Sin más…


Capítulo Once: ‘Una verdadera carne herida…

El pie de Hector flotaba sobre el suelo mientras colgaba de la hoja roja que atravesaba su pecho. Agarró la hoja con ambas manos, intentando tirar de ella, pero no pudo agarrarla con sus manos llenas de sangre.

“Este pequeño casco tuyo es muy curioso. Y molesto. ¿Por casualidad, la cabeza es tu punto débil?” La sombra roja de Geoffrey se enrolló alrededor de la mandíbula del casco, tirando de él.

Hector sentía pánico. No sabía qué más hacer. La única cosa que quedaba en su mente era su hierro, pero era inútil. De todas maneras, lo intentó. Estiró una mano hacia delante, y de ella, emergió una ligera ducha de partículas grises, tan peligrosas como un puñado de confeti.

Geoffrey rió. “¿Qué demonios es esto?” Gentilmente sopló el polvo y se rió incluso más. “¿Eres el payaso de una fiesta en tu tiempo libre? ¡Hazlo de nuevo! ¡Vamos!”

Hector tenía una mejor idea. Cubrió sus manos en polvo de hierro y agarró la hoja de nuevo. Allí estaba. La fricción que necesitaba. Sacó la hoja y golpeó el suelo rodando. Pudo escuchar las cuchillas alargadas de Geoffrey cavando el suelo detrás de él.

La entrada principal está al frente de ti’ Dijo Garovel.

Corrió, pero sentía que algo lo estaba ralentizando. Un poco de la sombra roja todavía estaba envuelta en su casco, se dio cuenta. Tiró de ella, pero se estiraba como caramelo.

Geoffrey pronto lo atrapó. “Sigue luchando” Dijo, sonriendo. “Talvez eventualmente la rompas” Sin embargo, cuando vio que Hector se giró y caminó hacia él, su sonrisa desapareció. Atacó hacia el casco de Hector, pero el lado filoso no golpeó limpio y sólo rebotó. El puño de Hector lo envió a volar hacia la pared, al techo y luego al suelo, fuera de vista cerca de una esquina.

Comenzó a caminar de nuevo hacia la entrada, pero Garovel lo detuvo.

¡Espera! ¡Tienes que asegurarte que Geoffrey se quede contigo! ¡Tiene cada razón para ir tras Colt, justo ahora!

“Mierda” Se giró y retrocedió, pero no fue muy lejos. Un rayo rojo vino planeando tras él, y rodó a un lado. Ver a Geoffrey de nuevo era una confirmación suficiente, así que Hector corrió hacia la entrada.

Después de la amplia sala de bienvenida y afuera de la casa, no encontró a nadie más que Garovel. Todavía en el subterráneo, y rodeado por una formación de rocas oscuras, habría sido negruzco si no fuera por la hilera de lámparas que mostraban el camino a una cantidad de elevadores algunos metros de allí.

Mirando hacia atrás, vio un par de látigos rojos abalanzándose hacia él. Esquivó el primero, pero atrapó el segundo a través de los intestinos, y un momento después, el primero regresó para cortar su pierna.

Hector cayó al suelo, sangre chorreando de su miembro cercenado mientras luchaba contra la paliza del pitón rojo. ‘¡Regresa!’ Le dijo a Garovel.

El segador escuchó, pero era muy tarde. Geoffrey había alcanzado la entrada, y uno de los rayos ya estaba serpenteando hacia Garovel. Se enrolló alrededor del segador y lo haló cerca de Geoffrey.

“¡Te encontré!”

¡Garovel!’ El polvo de hierro le dio a Hector la tracción que necesitaba para arrancar el rayo, pero todavía no podía estar de pie. Su pierna apenas había vuelto a crecer. “¡No lo hieras!”

“Dime qué es, y no lo haré” Dijo Geoffrey.

El segador luchó para liberarse de sus sogas rojas, pero fue en vano.

“¡Bien!” Dijo Hector. Podía sentir su pierna crecer lentamente. “¡Bien! ¡Te lo diré…!” Hizo que Geoffrey esperara por un momento. “Es… un segador. Sabes. Un segador de la muerte”

Geoffrey levantó una ceja, girando a Garovel en el aire. “Ah… ya veo. Interesante. Sin embargo, todavía quiero diseccionarlo” Metió una mano a través del pecho de Garovel.

¡Ugh!

“¡No!” No importaba que su pierna no estuviera completamente recuperada. Hector saltó hacia él con un miembro sangriento. Apretó su puño tan fuente que pensó que se rompería, y sintió el hierro reunirse alrededor de sus nudillos casi involuntariamente.

Golpeó a Geoffrey justo en el rostro con cada onza de fuerza en su cuerpo.

Geoffrey se estrelló contra el frente de la casa, y por el sonido de ello, varias paredes dentro del edificio.

Hector miró su mano. Un velo delgado de metal cubría la parte posterior de su palma y dedos. No era estable. Incluso mientras la miraba, vio una grieta y se desmoronó en polvo, pero todavía era mucho más de lo que había esperado ver.

Agh… Hector…

“¡Garovel!”

El segador sólo flotaba allí, la fisura tan clara como el día y el humo.

“Nos vamos” En vano intentó tomar el brazo del segador, pasando a través de él como si fuera humo. “¡Maldición, tenemos que…! ¡Tienes que seguirme, Garovel!”

Los niños…

“No están aquí” Dijo. “Deben estar con Colt. Tenemos que salir de aquí”

Bien, sólo… escucha

“¡Juro por la diosa, si me dices que me vaya sin ti…!”

No… no puedo moverme. Necesito que… me cargues

“Bien, bien. ¿Cómo?”

Tengo que atarme a tu alma… acércate

“Bien. Hazlo”

Inmediatamente, el cuerpo de Hector se sintió extraño. Todo tenía un dolor apagando en él, y su fuerza disminuyó. Podía sentir la presencia del segador, se dio cuenta, como una nube flotando sobre sus hombros, oscuro, familiar… y débil.

Vamos rápido…

Corrió. Eligió el elevador más cercano, pero cuando la puerta no se abrió tan pronto golpeó el botón, se movió al siguiente. El quinto intento produjo resultados inmediatos, y se movió al pequeño ascensor en silencio, escuchando atentamente los sonidos de persecución.

La puerta se abrió de nuevo, y se encontraba en un armario, el cual dirigía a la parte trasera de una farmacia. No había nadie, ya que todavía estaba en medio de la noche. Se deslizó por el mostrador e hizo su camino al exterior. Con ninguna llave para bloquear de nuevo la puerta detrás de él, se sintió un poco mal por ello, pero tenía que irse y esperar a que nadie tomara la oportunidad para robar el lugar. Por otra parte, la tienda estaba involucrada con Rofal, así que talvez se lo merecía.

Correr con sólo un zapato pronto se hizo difícil, así que se lo quitó y lo lanzó a un contenedor de basura. Una pierna del pantalón tampoco tenía nada debajo de la rodilla, pero correr sin pantalones era menos razonable.

Ninguna construcción le parecía familiar. Frenó para caminar. ‘¿A dónde voy, Garovel?

El segador no contestó.

¿¡Garovel!?

Mm… ¿Qué?

Tomó un respiro. ‘Me asustaste…

Lo siento… estoy… muy cansado… necesito descansar…

Primero necesito que me digas a donde ir. No sé en donde estamos

Ah… uh… lo siento, yo… yo…

¿Garovel?’ Esperó por una respuesta, pero no recibió ninguna. Paró de caminar.

Todo había sucedido muy rápido. No había tenido la oportunidad de digerirlo. Y yacía en una calle abierta, todavía no estaba listo para hacerlo. Parte de él temía que Geoffrey los encontraría si no se movía por mucho tiempo. Así que siguió caminando, sin objetivo y descalzo, sobre el concreto fresco y húmedo.

¡Hector!

Al comienzo, pensó que era Garovel, pero luego se dio cuenta. “¿Bohwanox?”

El segador descendió del cielo, la herida en su espalda todavía humeaba, sin embargo, menos que antes. ‘¿Qué pasó?

“Garovel fue herido… bastante mal… él está, um… descansando”

Ah… ya veo

“¿Estás bien?”

Lo creo, sí. Nunca había sido herido de esta manera antes, pero sólo me siento un poco debilitado

“Eso está bien… ¿Cómo, uh… c-cómo me encontraste?”

Buscando, así fue. Desde arriba. Estaba preocupado de que no lo hicieran. Vi que otro hombre se estaba yendo de allí no hace mucho

“¿Qué otro hombre?”

Con el que estabas trabajando. Estaba hablando con Rofal cuando los encontré esta noche

“¡Ah! ¿¡Viste a Colt!?”

¿Ese era su nombre?

“¿Tenía a dos bebés con él?”

Sí, tenía los brazos llenos

“¿Puedes llevarme a donde él?”

Creo. Sígueme

Tuvo problemas en seguirle el ritmo. Sus extremidades estaban comenzando a sentirse como plomo. Bohwanox bajó el ritmo para él.

Debería agradecerte, Hector

“¿De qué?”

Me salvaste la vida

“Oh… bueno… digo, no podía dejarte morir…”

Sí, podrías haberlo hecho

La ceja de Hector se bajó dentro de su casco. “Entonces, no lo habría hecho”

Bohwanox lo miró tranquilamente, su expresión ósea se hizo reflexiva, y una pausa silenciosa transcurrió. ‘¿Estás seguro de que Garovel está bien?

Hector titubeó. “N-no… pero, entonces… si él muere, entonces…”

Tú también

“Sí…”

¿Te sientes como si te fueras a morir?

“No exactamente… De todas maneras, esto no es lo que sentí antes…”

Hmm. ¿Qué pasó con Geoffrey?

“Todavía está vivo, estoy bastante seguro… ¿Qué es? ¿Tienes alguna idea?”

No, no sé. Talvez Garovel si lo sepa. Tengo la impresión de que él es mucho más viejo y experimentado que yo

“¿En serio? Uh… ¿Q-qué edad tienes?”

Como un segador, sólo tengo aproximadamente setenta años

“¿Qué quieres decir, ‘como segador’…?”

Si cuentas mi vida humana, entonces tengo cerca de cien o así, supongo

Hector parpadeó. “¿Fuiste… fuiste un humano?”

La ceja esquelética de Bohwanox se levantó. ‘Por supuesto. Todos los segadores fueron humanos antes de morir. ¿Garovel no te lo dijo?

“Ah… bueno… tuvimos otras cosas de que hablar. Pero, um… él dijo que tenía mil años…”

Entonces es como pensé’ Bohwanox rodeó a Hector para mirar a Garovel descasar allí.

“Pensé, um… pensé que todos los segadores eran de esa edad…”

La mayoría lo son. Soy el único raro aquí

“Oh…”

No elegimos ser segadores. Es heredado, un rasgo recesivo que apenas logra vivir en los tiempos modernos. La gran mayoría de los segadores una vez vivieron en las civilizaciones antiguas como humanos

“Huh… ¿por qué apenas sobrevive? Er, digo… ¿por qué no es más, um… frecuente?”

Creo que es una razón genética, pero honestamente, es todo lo que sé. Estoy seguro que Garovel está más informado. Generalmente evitó involucrarme con otros segadores. He visto muchos quienes son… bueno, violentamente locos sería eufemismo

“Eesh… Garovel dijo algo como eso, también…”

Fanatismo engañoso, creyendo en la locura absoluta. Y los únicos quienes luchan contra ellos no son mejores’ Bohwanox agitó su cabeza al suelo. ‘Puedo entender una parte del por qué. Esta existencia después de la muerte… ver pero no ser visto, escuchar pero no ser escuchado… no es muy difícil imaginar que esto tiene efectos nocivos para alguien. Especialmente si ese alguien cree fieramente en las religiones de su época

“¿Religión? ¿Eso qué tiene que ver?”

Las religiones antiguas del mundo no eran exactamente famosas por la misericordia y bondad

“Ah, cierto…”

Las religiones modernas no son paragones de eso, tampoco, pero al menos la sociedad ha abolido cosas como los rituales de sacrificio y esclavitud… bueno. La mayoría, de todas maneras. Horsht y Dazer todavía están llenos de putos estúpidos que creen esa basura

“Sabes, para ser un espíritu… no pareces muy… espiritual…”

Lo tomaré como un cumplido’ Dijo Bohwanox, y se detuvo. ‘Ah. Espera. Vi a Colt por aquí. Déjame ver si puedo encontrarlo de nuevo’ El segador se fue volando.

Hector tenía la calle para sí mismo. Sólo los vehículos ocasionales o ventanas iluminadas hablaban de otra vida en el vecindario. No le importaba. La paz era más bienvenida–especialmente cuando miraba su traje roto y ensangrentado.

“Gah… Estoy ardiendo como papel higiénico” Hector sintió algo cambio en su cabeza, y entonces se dio cuenta que era la presencia de Garovel.

¿Escuché que… encontraste a Colt…?

Sí. Bohwanox cree que está aquí. ¿Cómo te sientes?

Vagamente consciente…

T-te vas a recuperar, ¿cierto?

Sí… no te preocupes… Pero, ¿qué harás sobre… um… ugh…?

¿Garovel?

¿Qué?

Ibas a decir algo

Oh. ¿Vas a dejar ir a Colt? Él todavía es un… uh… un asesino…

Lo sé… Y me gustaría ponerlo en prisión, pero… eso sería una sentencia de muerte. Incluso asumiendo que los otros reclusos no lo fueran a matar por sólo ser un policía… Geoffrey ahora le estará disparando

Ah… bien pensado…

Tampoco sé qué sería de sus hijos. Digo… ¿En realidad estarían a salvo en cuidado de crianza temporal? ¿O con la madre de ellos? ¿Quién es ella, incluso? ¿O hay alguien más–?

Bien, cállate. Ya no te escucharé… Manéjalo por tu propia cuenta…

Exhaló una risa cortante. ‘Descansa, idiota

Pronto, Bohwanox regresó. ‘Lo encontré. Está aparcado por aquí

Hector siguió al segador a través de una zona abandonada, pintura que se despegaba de las paredes en grandes copos de hoja. Los que estaban en el suelo se colocaban de pie mientras que Hector pasaba de cuarto oscuro a cuarto oscuro, finalmente llegando a un callejón húmedo.

Colt lo vio inmediatamente y tomó un momento antes de que bajara su arma. “Joder, chico. Y yo que pensé que me veía como la mierda. ¿Qué te pasó? ¿Te bañaste en la sangre del bastardo de Geoffrey?”

“No… es toda mía…”

“Espera. ¿No mataste a Geoffrey? No me digas que lo dejaste vivir por la mierda del corazón herido. Lo juro, ese jodido chico merece–”

“No es que no lo hiciera” Dijo. “Es que no pude… él es muy fuerte. O yo soy muy débil. Todo lo que sé es que… no pude incluso herirlo…”

“Bueno, mierda”

“¿Resca… rescataste a tus hijos?”

Y Colt en realidad sonrió–no con sarcasmo, sino con alivio. “Sí, lo hice” Dijo. Señaló hacia el coche, y allí estaban en el asiento trasero, ambos envueltos en mantas. “Estuvieron llorando todo el camino. No sé cómo están durmiendo ahora”

“¿Qué tal tú?” Preguntó Hector. “¿Estás herido?”

Colt reveló un corte bajo su manga izquierda. “Había tres chicos en el elevador”

“Tú… ¿los mataste?”

“Sí. ¿Es un problema para ti?”

Hector suspiró. “Supongo que no… no tienes mis ventajas, así que… entiendo, pero aun así…”

Colt le lanzó algo. “Aquí” Era un teléfono desechable.

Hector sólo esperó a que terminara.

“Pensé que nos podríamos encontrar. De todas maneras, ¿cómo diablos sigues haciendo eso?”

“Es… muy difícil de explicar…”

“Lo que sea. Mi número está en ese teléfono”

“¿Gracias…?”

“Agradécete a ti. Utilicé tu dinero”

Hector inclinó su cabeza. “La tienda de celulares no está abierta a esta hora…”

Colt se encogió de hombros. “Puede que haya roto una ventana para hacer mi compra”

“Se supone que eres un policía…”

“Está bien. Dejé mucho dinero en el mostrador”

Hector guardó el teléfono en su bolsillo. Se deslizó por sus pantalones y cayó al suelo. Decidió sólo llevarlo en la mano. “Me llamarás si necesitas mi ayuda, ¿lo entiendo?”

“Bueno, ya que lo ofreces, seguro” Colt se movió hacia la puerta del conductor. “Por otro lado, ¿necesitas un aventón?”

Pensó por un momento. “No…”

“Bah. No quieres mostrarme en donde vives, ¿huh?”

“Casi… pero principalmente… no quiero que me vean con el hombre más buscado del país, justo ahora”

Colt asintió con la cabeza.

“¿A dónde vas a ir?” Preguntó Hector.

“Por lo menos, me voy a ir de la ciudad. Ojalá también del país, pero será muy difícil” Llegó al asiento trasero y sacó la maleta de Hector. Se la lanzó. “Gracias por tu ayuda, Hector Goffe”

Hector miró la maleta. Su libro de algebra yacía en la cima de todo el dinero. No había esperado que Colt fuera a hurgar a través de sus cosas, pero supuso que debería haberlo hecho. “Si en verdad estás agradecido… entonces no hagas que me arrepienta el dejarte ir… no lastimes a los niños”

“Por supuesto que no lo haré”

“Si tú lo dices…”

La expresión de Colt se endureció. “¿Qué fue eso?”

“Eres un asesino… un hombre violento con tendencias violentas… ¿Cómo sabes que no te cansarás… algún día de sus lloriqueos y snap? ¿O que pierdas tu paciencia cuando sean más viejos y los golpees?”

Colt lo miró. “Nunca los lastimaré. Lo juro por mi vida. Ya sabes que moriría por ellos”

Ellos meramente intercambiaron miradas por un largo tiempo.

“Tendré un ojo en ti–” Miró a Bohwanox, quien asintió. “—así sabré si rompiste esa promesa”

“No lo haré”

“Bien… ya que te cazaré si lo haces…”

Colt lo miró pesadamente, y luego dejó salir una risa breve, lo cual se convirtió en un suspiro. “Saliste de la nada. Sabes todas esas cosas que nadie más debería saber. Y pusiste todo patas arriba… ¿Sólo qué demonios eres, chico?”

“…Tampoco lo he descubierto”


Anterior | Índice | Siguiente


Anuncios

Un comentario sobre “TZK L1-C11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s