TZK L1-C12

(6/6)

Sin más…


Continuar leyendo “TZK L1-C12”

Anuncios

TZK L1-C8

Antes, no estaba muy motivado para traducir esta serie, y como saben, la motivación y la diversión es lo que hacen que yo traduzca. Pero por suerte, regresó, y en grandes cantidades :). Dos por hoy, el próximo es mostruosamente largo, bueno para mí, son más de 5000 palabras, así que duraré mínimo, dos días o tres días.

(2/6)

Sin más…


Continuar leyendo “TZK L1-C8”

TZK L1-C4

Capítulo Cuatro: ‘Envalentonar vuestro corazón de acero…’

Hector se movió en su escritorio. ‘Uh… Bien… ¿Entonces qué hago?

Hmm

¿Garovel?

Estoy pensando. Él se ve perfectamente sano, así que probablemente no sea una enfermedad. Puedo ver el aura alrededor de él–Oficial Mallory, por cierto–pero el peligro no parece ser inmediato. Él está en medio de la estación de policía, después de todo. Sospecho que la naturaleza exacta de la amenaza no se volverá aparente hasta que él deje el edificio

¿Quieres que vaya a la estación de policía justo ahora?

Aparentemente su movimiento no será hasta dentro de pocas horas. Tienes tiempo. Dirígete aquí después de la escuela

¿Estás seguro…? Digo, está la vida del hombre en juego… y realmente no me importa saltarme la clase…

Te dejaré saber si la situación cambia. Mientras tanto, probablemente deberías tomar medidas para ocultar tu identidad. Si terminas recibiendo una bala por este hombre, sería mejor si él no ve tu rostro cuando hagas caso omiso de esta

B-Bien, pero… No tengo exactamente una máscara o… algo así…

Resuélvelo. Pide prestado algo de una tienda en el camino, si puedes

No creo que eso sea pedir prestado…

Si no puedes encontrar una máscara a tiempo, entonces. Bueno. Sólo tienes que tomar el riesgo. Obviamente, ocultar tu identidad no más importante que salvar la vida de una persona

Hector pausó por un momento, y luego tranquilamente suspiró. ‘Creo… creo que sé en dónde puedo pedir prestado una…

Esplendido

Esto, uh, tal vez se vea un poco extraño, sin embargo…

Oh, bueno. Olvídalo, entonces. No podemos hacer que te veas extraño

No tienes que ser malo…

Es amor duro, Hector. Amor duro

Unos pocos minutos antes de la campana final, se escabulló fuera de la clase. Podía escuchar al instructor gritarle por dejar más temprano, pero lo ignoró e hizo su camino hacia el nivel del sótano. Estaba esperando que podía entrar a la sala de carpintería antes que los miembros del club llegaran, pero terminó esperando hasta que la última clase se vaciara. Tomó una esquina, intentando ser invisible, lo cual fue sorpresivamente fácil con tantos estudiantes, y cuando avistó la máscara de soldadura que alguien todavía tenía que regresar al estante de almacenamiento, reunió coraje y se acercó. La agarró, pero también lo hizo otra persona.

“Hey, ¿Qué demoni–? Vamos–¿Hector?”

Hector se encogió, dándose cuenta que era Lance Alexander, el tesorero del club de carpintería y una de las personas que había estado intentando esquivar.

“¿Qué estás haciendo aquí Hector? No me digas que quieres reincorporarte al club”

“No” Dijo, apartando la máscara de Lance. “Sólo… necesito pedir prestado esto por un momento”

“Nadie tiene permitido sacar el equipo del salón”

“Lo traeré de vuelta”

“Ese no es el problema” Lace era más grande que Hector, más grande que casi todas las personas, y sabía que esto probablemente ganaría detención por una o dos semanas, pero no vio la manera para evitarlo. Tal vez el club de drama tenía máscaras que podía tomar, pero actualmente no sabía dónde se encontraba el club de drama; y al ver como la escuela no tenía incluso su propio auditorio, supuso que no sería un lugar fácil de alcanzar.

Metió la máscara de soldadura negra en su morral y dejó el campus a pie. Le preguntó a Garovel por las indicaciones y las recibió, descubriendo que no era un viaje corto; pero a tiempo, llegó y el segador se encontró con él en la esquina de la calle en frente de la estación.

Hector tomó asiento en un banco de madera y piedra. ‘Entonces, uh… ¿Has aprendido algo más sobre él?

No se lleva bien con su compañero o cualquier oficial de aquí. Al parecer todos piensas que es un idiota

¿Lo es?

Tal vez. Sólo lo he conocido desde esta tarde

Supongo que no importa mucho…

Parece tener una hija. A diferencia de él, ella es morena y lleva gafas. Se ve muy joven, aunque la foto en su escritorio puede tener mucho años. Sin información de la madre, aún

Wow… eres muy observador…

Eres fácil de impresionar. No hay mucho por continuar. Mallory no parece tener un caso activo, por el momento. Sólo lo vi hacer papeleo, pero descubrí que está programado para aparecer en la corte en pocos días

¿Para qué?

No estoy seguro, pero no hay muchas cosas para que los policías vayan a la corte. Si estuviera siendo procesado por algo serio, dudo que aún tenga permitido venir a trabajar. Puede ser que sólo sea removido del servicio, pero supongo que está apareciendo como un testigo experto

Entonces… ¿Alguien quiere matarlo antes que testifique?

Probablemente. Pero entonces, matar a un policía justo antes de la fecha para ir a la corte no es exactamente algo fácil de cubrir. Si estoy en lo correcto, entonces es alguien muy estúpido o…

Muy influyente

’ Garovel miró a Hector y sonrió. ‘Heh

¿Por qué estás sonriendo?

Ya sabes, para alguien que se suicidó, eres más inteligente de lo que pensaba

El rostro de Hector se puso plano. ‘Jódete Esqueleto

Garovel solamente rió. ‘Por cierto, ¿Cómo está el dolor?

Sólo gruñó un poco. ‘Increíblemente doloroso… pero… estoy comenzado a acostumbrarme… creo

Probablemente se vuelva mucho peor después de hoy

“Ugh…”

Ambos reconocieron un carro de policía saliendo del garaje lateral de la estación, un oficial uniformado estaba en el asiento del conductor.

Allí está’ Dijo Garovel, agarrando el hombro de Hector, ‘Prepárate. Lo seguiré y te daré las instrucciones. Cuando te diga, comienza a correr tan rápido como puedas

Hector sintió una llamarada de vigor correr a través de él. El dolor se desvaneció, y respiró profundamente. “¡Whoa…!” Podía sentir sus músculos punzando, su sangre corriendo, y una oleada de tanta energía que pensó que tal vez se volvería loco si no la expulsaba.

Tal vez no la necesites, pero ponte la máscara sólo por si acaso. Y asegúrate de no tropezar con nadie. Eso es más importante que alcanzarnos

Deslizó la máscara de soldadura en su rostro. Tenía que subir el pequeño visor negro para ver todo. La abertura rectangular de vidrio tenía algunas marcas, pero no las suficientes para obstruirle la visión.

El carro de policía estaba alejándose. Garovel voló después de este, y Hector esperó. Ellos se desprendieron de su vista, y siguió esperando. Los transeúntes le daban miradas incómodas ya que estaba sentado allí con una máscara, temblando con anticipación.

Muévete recto cinco calles y gira a la derecha. Dime cuando hayas alcanzado el sitio

Hector se propulsó hacia delante. Sus piernas chocaron con el pavimento con más fuerza que él esperaba, pero podía decir que no era incluso todo su potencial. Esquivó ágilmente entre los peatones, aún ganando velocidad, pero cuando vio una intersección llena de vehículos en movimiento, se dio cuenta que no era capaz de detenerse a tiempo. Corrió entre el tráfico. Un carro blanco de ciudad hizo sonar la bocina mientras él saltaba sobre su techo y aterrizaba aún corriendo sobre la acera.

Era fácil correr, no requería mucho esfuerzo, como si fuera más natural para él correr que caminar. Alguien salió de una tienda en frente de él, y golpeó las solapas de su abrigo. Lentamente se aseguró que tenía el control, y cuando el giro llegó, volteó a la derecha.

Alcancé el cruce’ Le dijo a Garovel.

Sigue derecho hasta que veas la rampa de la autopista y tómala

Las personas se estaban desvaneciendo, así que lentamente estaba ganado su ritmo de nuevo. Una multitud llenaba la acera más adelante. Hector podía verse a sí mismo estar a la par con los carros, así que corrió hacia la calle. Dando zancadas en la línea blanca entre los carriles y no sentía la falta de aliento en lo más mínimo, no pudo evitar reír en el interior de su máscara mientras buscaba una señal de velocidad. Vio una que decía “40 Km/h”

Una vez abortó la autopista, sin embargo, los carros comenzaron a pasarlo en velocidad de nuevo. Empujó sus piernas tan duro como podía, y estaba seguro que estaba corriendo más rápido que antes, pero los carros aún estaban rugiendo, y se pegó a la orilla de la carretera. La siguiente señal que vio decía “110 Km/h”

Aun así, después de lo que debe haber sido media hora corriendo, salió de la autopista, siguiendo las direcciones de Garovel, y descubrió que estaba respirando pesadamente, pero no jadeando. Calculó que su sangre necesitaba todo el aire extra, pero sus músculos no le dolían o sentían cansados en lo más mínimo.

Pronto llegó a un barrio más tranquilo. Podía ver el carro de policía aparcado en la calzada de la acera. Cuando vio al segador aproximándose, redujo su paso.

“¿Qué tan–” Pausó para deslizar la máscara de su rostro. “–Exactamente qué tan rápido soy,por cierto?” Mientras estaba de pie, podía sentir su propio corazón latir más rápido de lo que lo había hecho en toda su vida.

Garovel se encogió de hombros. ‘¿Qué tan rápido tu cuerpo puede correr sin destrozarse?

Se rascó la cabeza y regresó con una mano mojada. Se limpió el sudor con su camisa, pero estaba igualmente mojada. En vez, se limpió con sus pantalones.

El oficial Mollory está en su casa. Deberías mantener tu distancia hasta–’ Garovel se detuvo cuando ambos vieron la van negra detenerse en frente de la casa. Cinco hombres salieron de esta. Dos fueron a la puerta frontal, tres se movieron hacia atrás de la casa. ‘Mejor ponte de nuevo la máscara

Cierto

Precipitándose hacia la casa, los vio tocar la puerta.

Tratemos primero con los de atrás

Bien

Se coló a lo largo de la valla del vecino y saltó encima del patio trasero. Los tres lo notaron inmediatamente, y pusieron posturas rígidas, situando sus manos en sus abrigos.

“¿Quién demonios eres?” Dijo el más cercano, de mandíbula cuadrada y más joven que los otros. “¿Qué con esa jodida máscara?”

“Uh… ¿Es-escuché que tenían algunos problemas con las tuberías?”

“Sal de aquí antes que–”

No tenemos tiempo para charlar’ Garovel tocó su hombro, y ese dolor familiar pasó a través de su cuerpo. ‘Ve

Corrió hacia el más joven, quien retiró una pistola, pero Hector lo derribó antes que pudiera disparar. El hombre se quedó en el suelo. Los otros dos retiraron sus armas, y Hector tomó dos en el pecho antes de alcanzar al siguiente hombre, golpeándolo en el rostro, y pateando lejos el arma de él. El último disparó cinco veces más, tres de las cuales no impactaron en Hector, y lo eliminó con una patada en los testículos y un codazo en la frente.

Un tiroteo estalló adentro de la casa.

Pisó la puerta y encontró a Mallory agachado detrás del mesón de la cocina, agarrando su costado con un brazo, intentado recargar su arma de servicio con la otra, y miró directo a Hector. Un hombre armado con cola de caballo estaba en la sala, y Hector caminó directo hacia él. Una bala rasgó a través de la máscara y perforó su cuello. Hector arrebató el arma del hombre y lo golpeó en el rostro con esta. Unos pocos dientes salieron a volar de su boca y golpeó el suelo de madera dura mientras lo hacía.

Un disparo hizo que corriera de vuelta a la cocina. El último matón fue abatido en la otra puerta, su cabeza se abrió y había sangre por todo el azulejo. El Oficial Mallory tomó un respiro entrecortado y miró a Hector, sin duda con ganas de preguntarle la cosa obvia, pero en vez sacó un teléfono y marcó. Intentó levantarse, pero de deslizó hacia abajo contra el mostrador, sangrando casi tanto como un hombre muerto.

“Voy a asumir–Guh–que no viniste aquí para matarme” Dijo el oficial. Situó el teléfono en su oreja. “Sí, necesito una ambulancia” Dando su dirección y mirando a Hector, añadió. “Y hay alguien más incluso en un estado peor que el mío… creo”

Hector intentó hablar, pero con la bala en su laringe le era imposible. Garovel invocó la recuperación. Ninguna de sus heridas dolía, pero Hector sentía su carne contrayéndose y expandiéndose, sus huesos fracturados estaban temblando mientras se unían, y las balas siendo expulsadas de su cuerpo y estrellándose en el suelo.

“¿Quién eres?” Finalmente preguntó el Oficial.

¿Qué le dirás?‘ Dijo Garovel.

Hector estaba abruptamente agradecido que su rostro avergonzado estaba oculto y decidió hacer lo que naturalmente vino a hacer. Dijo nada.

“Bueno–” Mallory pausó con una mueca. “–Gracias por tu ayuda, aunque no puedo imaginar por qué lo hiciste”

Pregúntale quién envió a esos hombres

“¿Qu-Quién envió a esos hombres para matarte?”

Mallory lo miró. “¿Qué edad tienes? Suenas como un niño” Con el silencio de Hector, él dijo. “Rofal. Joseph Rofal”

“¿Es porque testificaste en la corte en contra de él?”

“No contra él. Su pequeña mierda de sobrino. Estaba allí. Lo vi asesinar a un chico. No más de diez años. Dejó caer un bloque de cemento en la cabeza del chico. Y luego rió. Ese pequeño bastardo–” Pausó para contraerse del dolor y comenzó a toser. Su piel se volvió más pálida. Sudor cubrió su rostro. “¿Y ahora estoy muriendo por esa pequeña mierda? Sólo debería haberle… Só-sólo debería haberle disparado a ese pedazo de… ese estúpido pedazo de mierda…” La mirada soñadora de sus ojos parecía sugerir que había olvidado lo que estaba diciendo. O que no le importaba más.

Pregúntale sobre su familia

“Tu familia” Dijo Hector. “¿Piensas… piensas que puedan estar en peligro, también?”

Mallory sólo yacía allí, respirando lento y mirando vacíamente los gabinetes amarillos en frente de él. Sirenas a la distancia le dijeron a Hector que era hora de irse.

“Oficial Mallory, t-tu familia… puedo ayudarla”

Creo que deberías irte Hector

Pero necesitamos hacer que nos diga…

No creo que pueda escucharte

Sangre goteaba de la esquina de la boca del oficial.

“Oficial Mallory… diga algo. Asienta si puede oírme. Pestañee si puede…”

Hector…

“¿Está…? No lo está… l-lo sabrías, ¿Cierto?”

No está muerto aún’ Dijo Garovel. ‘Pero probablemente vaya a hacerlo

“¿No puedes… hacer algo? ¿Nada…?”

Lo siento

Hector cerró sus ojos y suspiró. “¿Fallé en salvarlo…?”

Fallamos Hector’ Las sirenas eran lo suficientemente ruidosas para llenar la habitación. ‘Y si no corres justo ahora, nuestras fallas sólo incrementarán

Corrió. Salió por atrás, a través del patio trasero, y sobre la valla. Cortó entre las casas para evitar la calle.

Deberías quitarte tu camisa

Se detuvo detrás de una esquina de una casa de estuco. Miró su camisa, plagada de agujero de balas y llena de sangre. “Esto se…” Suspiró. “Esto se va a volver un lío, ¿O no…?”

Probablemente

“P-pero… uh… no estoy seguro… un chico negro corriendo sin camisa a través de este vecindario no irá, uh… no irá tan bien…”

Es mejor que un chico negro corriendo a través del vecindario cubierto de sangre. De una escena del crimen, podría añadir

“Pero… no sé si… uh…”

Este no es momento para ser tímido Hector

“Dices eso como si pudiera hacer una diferencia…”

¡Quítate la maldita camisa!

Se la quitó. Y mientras observaba la ropa mojada, se dio cuenta que sus manos estaba temblando. Los brazos, también, incluso hasta el final de su pecho. Era débil, apenas perceptible a menos que estuviera de pie, pero allí estaba.

Ah. Tu cuerpo está entrando en shock. Intenté suprimir los efectos, pero esto es lo esperado

“¿Qué…? ¿Por qué estoy en shock…?”

¿En serio? Te acabaron de disparar cinco veces Hector. Por no mencionar que viste el cerebro de un chico derramarse fuera de su cabeza. Y luego Mallory también. Estoy sorprendido que esto no te sucediera cuando fuiste apuñalado anoche. Sólo relájate por un momento. Siéntate. Estarás bien

Las sirenas se habían detenido. Ya habían alcanzado la casa. Sentado en la hierba con sus piernas dobladas juntas, sólo respiró e intentó pensar. Frunció el ceño y se quitó la máscara, también. Tocó el agujero de bala con su pulgar. “¿Qué hice mal Garovel?” Susurró. “Podía haberlo salvado… ¿No? Cometí un error… pero…  agh…”

El segador flotó alrededor de él. ‘¿Recuerdas lo que te dije antes? Algunas veces no habrá una buena opción para elegir

“¿…Se supone que eso es para consolarme?”

No, no lo es. Ya que se supone que no nos consolemos. Ser consolados nos hace complacientes. Poco riguroso

“Entonces… ¿Qué estás diciendo?”

Estoy diciendo que dimos nuestro mejor. Y no responderemos al fallo con depresión. Responderemos volviéndonos mejores. Hasta que nuestro mejor sea suficientemente bueno

Hector titubeó, pero asintió solemnemente. Después de otro momento, preguntó, “¿Qué hacemos ahora?”

Por lo menos, necesitas un cambio de ropas. ¿Sabes cómo llegar a casa?

“Um… actualmente no. Estoy completamente perdido…”

Entonces te guiaré a casa y regresaré por mi propia cuenta para observar. Ojalá, sea capaz de descubrir en donde está la madre y la hija. Aleja la máscara. Sólo llamarás la atención. Está siendo un poco de frío, pero sin tu camisa, sólo puedes verte como un corredor

Guardó la máscara y la camisa, y comenzó a correr, pegándose a las aceras tanto como podía.

Siguió rodando la escena en su cabeza. Siguió cuestionando sus decisiones durante la pelea. Tal vez fue un error atacar a los tres hombres. Tal vez los disparos alertaron a los dos hombres del frente y causó que comenzaran a dispararle de inmediato a Mallory. Pero si iba primero por los hombres de al frente, entonces Mallory habría estado solo luchando contra tres. E incluso si de alguna manera de las hubiera manejado para encontrar a Mallory antes que ellos, no había manera que pudiera haber convencido al oficial que no estaba aquí para matarlo. Tal vez no tenía que convencerlo. Tal vez si hubiera–.  Tal vez podría haber–. Tal vez…

Cuando llegaron a casa, se encontró de nuevo solo. Sus padres aún estaban afuera, probablemente en un restaurante, considerando la hora. Garovel se había ido tan pronto como Hector comenzó a reconocer los edificios.

Hizo su camino hacia el piso de arriba y lanzó su maleta a la cama. Se preguntó si tendría tiempo para relajarse. No estaba cansado, exactamente, pero sentía que debería estarlo. Se sentó y se quitó los zapatos. Un poco de sangre se había filtrado desde su calcetín derecho.

Estoy en casa’ Le dijo a Garovel. ‘Me cambiaré pronto

Estoy en la escena

¿Qué has aprendido?

Aparentemente, la hija estaba en piso de arriba todo el tiempo

¡Mierda!’ La ceja de Hector bajó, y se rascó la cabeza. ‘E-ella… ¿Ella escuchó los disparos y todo…?

Estoy buscándola ahora. El asunto es, que ella vio a un hombre negro con la camisa roja y una máscara extraña huyendo de la escena del crimen

Por supuesto…

Hubo una larga pausa. ‘Mierda

¿Qué pasa?

La veo. Ella tiene el aura. Rafal puso un precio por ella, también


Anterior | Índice | Siguiente


TZK L1-C3

Capítulo Tres: ‘Vuestro camino no será gentil…

Regresar a escondidas a su casa había sido toda una tarea. Él no podía haber muy bien ido a través de la puerta frontal; estaba seguro que habría despertado a uno o sus dos padres. Así que en vez, escaló el muro a la ventana del baño–un muro el cual claramente no estaba destinado para ser escalado. Perdió la cuenta de cuantas veces se cayó. Garovel eventualmente sólo decidió potenciar su cuerpo de nuevo, así que Hector finalmente pudo volver a su habitación y en alivio a su cama.

Muy pronto, sin embargo, la alarma del despertador se disparó.

Oops, lo siento. Tiempo de levantarse

Gruñó en su almohada. “Oh, sólo… sólo vete a la mierda. En serio… No saldría de esta cama justo ahora incluso si le prendes fuego…”

Garovel le palmeó la cabeza. ‘Está bien. Puedes ponerte al día con tu sueño más tarde

Sintió que sus parpados se alejaron, el peso de ellos se suprimió completamente. Su cansancio se fue, se dio cuenta, y se levantó. Miró a Garovel. “¿Por qué no hiciste eso más temprano?” Hizo una mueca mientras sus dolores intensos abovedaban músculo a músculo de todo su cuerpo. “¿Y por qué no haces algo sobre este dolor también?”

Lo siento, pero es realmente necesario que se vaya por cuenta propia. Te dije que esperaras dolor, ¿O no?

Hector se levantó lentamente y se arrepintió cada momento de esto. “Agh, oww…”

Es malo si siguiera posponiendo los dolores de recuperación y cansancio. Sólo se convertirán más fuertes más tarde

“¿Sólo no puedes… ugh… posponerlos para siempre?”

Sí, entonces un día, lo olvido, o terminamos separados por un largo tiempo, y ¿Adivina que sucede? Experimentarás un dolor tan fuerte, que te volverá loco en realidad

Suspiró. “Okay, bien…”

Estás de mal humor por las mañanas

Hector parpadeó y se enrojeció. “Ah–lo siento. No trato, ah, no trato de ser rudo…”

Garovel al parecer se divirtió. ‘Está bien. No estés tan preocupado

Se alistó para la escuela y se fue, sin la necesidad de decir un adiós a sus padres quienes ya se habían ido, y llegó a la parada de autobús justo mientras este se detenía en la acera. Garovel continuamente flotó junto con él, incluso manteniendo el paso con el bus justo afuera de la ventana de Hector. Nadie estaba sentado al lado de él.

La Escuela Secundaria Calman era notoriamente congestionada. Estaba asentada en una calle altamente concurrida, sus siete pisos carecían de impresión a comparación de cada edificio alrededor de esta, y puesto que la propiedad no era en absoluto grande para albergar cualquier tipo de campo o instalaciones de todo tipo, hasta el último de los cursos de educación física y equipos deportivos de la escuela tuvieron que ser exportados a edificios alquilados. Un octavo piso estaba siendo añadido con el fin de hacer frente al número de estudiantes, pero ese pobre alivio todavía estaba a meses de realizarse.

Hector llegó a su clase de matemáticas de la mañana y tomó su asiento en la esquina trasera de la habitación, agradecido por al menos tener dos paredes a sus lados en vez de tener un par de cuerpos calientes respirando en su cuello.

Algunas veces parecía una cosa extraña para él que se podía sentir tan solo con tantas personas alrededor suyo, pero entre más pensaba sobre esto, más suponía que ese era exactamente el problema. Se preguntaba si alguien más se sentía tan perdido en la multitud como él lo hacía. Y ahora, siendo un no-muerto y ver a Garovel flotar entre los estudiantes como el profesor inaccesiblemente más temible en el mundo, Hector también comenzó a preguntarse si una escuela en donde todos se conocían entre sí hubieran cambiado su vida, o su muerte.

Garovel colgó entorno a lo largo de sus primeras clases, haciendo la observación ocasional sobre como nadie en esta habitación estaba a punto de morir o apuntando sin precisión en la lectura del maestro. Honestamente, Hector estaba alegre por la compañía, extraño que fuera, no estaba completamente seguro por qué el segador estaba quedándose. Seguramente, Garovel tenía mejores cosas que hacer que observar la lección de geografía sobre las regiones tropicales del continente Eloan. Hector se abstuvo de preguntarle, sin embargo, pensando que tal vez podría hacer que Garovel se fuera.

Pero a medida que la lectura del maestro continuaba y se trasformada en uno de los eventos actuales, de disturbios civiles y brutalidades en el mundo moderno, una pregunta más seria comenzó a elaborarse en la mente de Hector; y cuando era el tiempo para el descanso del almuerzo, él decidió pedirle a Gavorel una respuesta.

Hay algo más que quiero saber’ Pensó Hector, sin querer verse como un niño loco en la esquina del comedor quien estaba hablando consigo mismo.

¿Sí?

Uh… ¿Por qué no vas a un lugar más importante?

Garovel levantó su ceja ósea, ‘¿Discúlpame?

No, digo… uh… ¿Por qué estás intentando ayudar a las personas aquí en Brighton? Digo… con toda la mierda horrible que sucede en el mundo, ¿No hay otros lugares que necesiten ayuda…? No es que, uh… no es que piense que impedir asesinatos no es importante en absoluto, pero, ah… hay muchos países en guerra en el sureste, sabes…

Sí, lo sé. El conflicto de Korgum-Dozer. Y la guerra civil de Kavian en el norte. Y Jesbol y Horsht lejos al oeste. Estoy muy consciente

¿Entonces por qué estás aquí?

Tal vez piensas que soy el único segador en el mundo

Hector parpadeó.

No lo soy, simplemente para aclararlo. Meramente soy uno de los cientos de miles. Y aunque es cierto que la mayoría de nosotros no toma sirvientes, el número de nosotros quien aún terminamos haciendo eso es bastante substancial…

Entonces… ¿Estás diciendo que otros segadores tienen cubiertas las áreas desgarradas por la guerra? Porque eso no en verdad–

Garovel sacudió su cabeza. ‘No, no. Desafortunadamente, las circunstancias son apreciablemente más complicadas que eso’ El segador flotó alrededor de la mesa. ‘Aquellos de nosotros que decidieron tomar un sirviente y envolverse a sí mismos en el mundo… bueno, no estamos de acuerdo el uno al otro

Oh, tratas de decir… oh…

Sí. Especialmente es frecuente en las zonas de guerra. Algunos de nosotros se van a un lado del ejército, mientras que los otros al lado del ejército opuesto. O algunos forman sus propios lados, tal vez intentando proteger a las personas del fuego cruzado, o tal vez… no

Hector estaba sentado en su silla. ‘Espera… ¿Estás diciendo que… algunos de ustedes actualmente están intentando hacer cosas malas?

Garovel asintió, ‘Tal vez dependa de tu perspectiva, pero… sí

Pero… ¿Por qué? No…

Como dije, no siempre estamos de acuerdo el uno al otro. Eso se extiende hasta las preguntas más esenciales, también. Tales como si las vidas humanas valen la pena de proteger o no en primer lugar

Eso… eso suena horrible…

¿Ves? Si pisamos el campo de batalla, es casi de seguro que nos encontraremos con otros segadores con sirvientes. Y francamente, estás muy lejos de estar listo para eso. Sus sirvientes te convertirán en polvo

Soy imposible de matar, pensé

Lo eres, pero yo no. Y hasta que seas capaz de protegerme, seguiremos con un perfil bajo. Tal vez sea una parca, pero no tengo el deseo de morir

De acu-erdo…

Pero hay una razón en específico del por qué elegí Brighton’ Dijo Garovel, titubeando ligeramente, ‘Hay algo… inquietante sobre esta ciudad

¿Inquietante? ¿Qué tratas de decir?

Garovel dio una expresión tensa, ‘No estoy seguro. Hay una presencia en la ciudad que nunca había sentido antes. Y está escondiéndose. Creo que tal vez seamos capaces de sacarla, dado el momento

Oh… Hmm

¿Tienes otra pregunta? Siéntete libre de preguntarme cualquier cosa

Hector mordió una manzana. Masticar utiliza más músculo del que se dio cuenta, y sentía que su cuello y rostro dolían en protesta. ‘Actualmente, hay algo. Esa mujer de anoche… ibas… digo… ¿Ibas a dejarla morir? Con el fin de atrapar al asesino, digo. Si no hubiera interrumpido, la habrías–

Whoa, whoa, tranquilo. El plan era tener a la policía atrapándolo en medio de la tortura, no con el cuerpo muerto. La razón del por qué estaba tan cerca de asesinarla fue porque lo asustaste al tocar la puerta. De otra manera, habría sido torturada toda la noche, lo cual le habría dado a la policía un amplio tiempo para llegar

Oh… bien… Entonces… entonces sólo arruiné las cosas, entonces…

No, lo hiciste bien Hector. De hecho, tu intervención aseguró que no se desarrollara una situación de rehén’ Garovel lo miró por un momento. ‘Sin hacer un error, este es un territorio peligroso en donde nos vamos a dirigir. La idea es ser inteligente y hacer lo mejor en la situación que ya están terribles. Algunas veces, no habrá una buena elección para escoger, y sólo tendremos que soportarlo. Afortunadamente, eres bastante duradero ahora

Una copa de chile pasó sobre la cabeza de Hector, y él abruptamente se dio cuenta que una guerra de comida había sido desencadenada pocas mesas lejos de él. Un perro caliente medio mordido aterrizó en su regazo y untó salsa de tomate sobre toda su camisa.

“¡Oh mierda!” Vino una voz de la multitud. “¡Lo siento camarada!” Esto pertenecía a un joven que él sabía que era Micah, quien sonreía en disculpa. Micah tomó un pedazo de puré de papas en su rostro.

Se ve divertido’ Dijo Garovel. ‘Un increíble desperdicio, pero divertido

Hector fue a levantarse y tuvo que ahogar un gemido. Cuando no se movía, apenas podía olvidar que cada músculo de su cuerpo lo odiaba en este momento. Hizo su camino hacia el dispensador de servilletas en la mesa de condimentos, pero alguien chocó con él. Se giraron, presumiblemente para disculparse, pero se detuvieron.

Cuando Hector vio quien era, evitó los ojos de ella y ofreció una disculpa.
“Lo siento Davia”

Ella lo miró como si estuviera dirigiéndose a una pared en blanco. “¿Por qué te estás disculpando?” Dijo ella, “Me choqué contigo, ¿No?”

Hector no tuvo oportunidad de responder.

“Miraré a donde voy la próxima vez” Dijo ella. “No le digas a nadie, Hector” Ella lo dejó solo.

¿Qué fue eso?’ Preguntó Garovel, flotando más cerca. ‘¿Incluso no le puedes hablar a una chica? Si recuerdas, sólo necesitaste una mano para derrotar a un asesino serial, ¿Cierto? ¿No le hizo nada a tu autoestima?

No, eso no es lo que fue. Ella es… digo… No… Es porque ella es del club de carpintería y… yo…

¿Hmm? ¿Tienes una historia con ella?

Hector le inclinó su frente al segador. ‘¿No… no lo sabes?

Garovel meramente agitó su cabeza.

Creí que sabías todo sobre mí…

Ocasionalmente te seguí un par de veces en el transcurso de los siete meses. No sé toda la historia de tu vida

Ci-cierto…’ Hector se ocupó de la mancha en su camina. La marca roja le recordó la camisa llena de sangre que botó anoche.

¿Entonces? ¿Quién es ella para ti?

Él miró a la dirección que ella había tomado y vio que comía con un grupo de estudiantes. ‘Casi fui parte de su grupo’ Dijo. ‘Casi… Casi fuimos amigos, supongo…

Garovel lo siguió de regreso a su mesa, pasando a través de un jugador de lacrosse. ‘Lo tomé, y las cosas no terminaron muy bien

Hector no respondió.

Dime que sucedió

Él suspiró y agarró su tenedor. ‘¿Por qué?

¿Recuerdas lo que te dije antes? Me ayudarás, y yo te ayudaré

Gracias, pero… No hay nada para ayudar con…

Incluso así, me gustaría saber más sobre eso

Un remolino de gratitud corrió a través de él como un escalofrío, y Hector escondió su rostro hacia abajo, como si su comida fuera absolutamente fascinante. Por un increíble momento, pensó que actualmente podría estar llorando, lo cual sólo hizo que se ruborizara. Deseaba poderle decir a Garovel que tanto significaban esas palabras para él, pero no pudo. No sabía que lo estaba deteniendo, y odió a cualquiera cosa que fuera, pero no pudo.

Por fin, Garovel cedió. ‘Bueno, hazlo a tu manera

Cuando Hector finalmente levantó su mirada, esperando que su rostro rojo se haya ido, observó las secuelas de la guerra de comida. Muchos estudiantes estaban limpiando el desastre bajo la supervisión de los maestros y custodios. Incluso después que la campana sonara, todavía seguían haciendo la limpieza.

Voy a comprobar algunas cosas mientras estás en clase’ Dijo Garovel. ‘Me reuniré contigo después de la escuela, potencialmente con una nueva tarea, entonces prepárate

Hector sintió un poco de pánico. ‘Ah–um… ¿A dónde vas?

A la estación de policía, entre otros lugares. Me gustaría darle seguimiento al caso de nuestro asesino serial, para asegurarme que no hay ningún problema

Um… por favor… um…

¿Hmm?

Por favor… No me dejes solo…

Garovel pausó para sonreír mostrando los dientes. Golpeó suavemente la cabeza de Hector con el mango de su guadaña. ‘¿No recuerdas? Cuando me hablas en tu cabeza, te escucharé no importa en donde esté. Entonces, no frunzas así el ceño. ¿Entiendes? Nunca estás solo, Hector. Nunca más

Asintió inseguro.

A menos que quieras estar solo, digo. Entonces sólo no pienses en mí

De acuerdo…

Una multitud de estudiantes pasaron al lado de él mientras observaba a Garovel desaparecen a través del muro de baldosas blancas y azules. Tomó un respiro y procedió con la clase de historia.

Mientras estaba sentado y escuchaba el intento del tímido Jeremy Voller en darle un reporte sobre la historia reciente de la Corona, Hector comenzó a preguntarse por qué incluso se molestaba en regresar a la escuela. Podía ver al profesor gruñir más impaciente con cada palabra redundante de Jeremy. El Sr. Cornac tenía una reputación de sinceridad que hacía la mayoría de estudiantes igual que él, y Hector tal vez hubiera sido incluido en ese grupo si no encontrara a todos los profesores inherentemente aterradores.

“Gracias Jeremy. Eso fue muy informativo y tedioso. Puedes tomar asiento ahora”

Jeremy se sentó.

El Sr. Cormac se levantó y se dirigió a la clase. “Encantador. ¿Cuál de ustedes exquisitos canallas les gustaría aburrirnos con sus conocimientos de historia? Hector Goffe, ¿Qué tal tú?”

Hector sacudió su cabeza furiosamente e intentó encogerse en su escritorio.

“Oh, vamos. Hiciste la tarea, ¿No?”

Por supuesto que no la había hecho. Había planeado estar muerto para la clase de hoy. De hecho, no tener que hacer ninguna de su tarea le había proveído más motivación para suicidarse. Y ahora que pensaba sobre esto, no estaba seguro si aún sería capaz de pasarle a cualquiera de su clase. Tampoco estaba seguro si debería preocuparse.

Por fin, el profesor se cansó del silencio de Hector y se movió.

Hector sólo estaba esperando que el día terminara. Después de un momento, decidió intentar con el segador. ‘Um… ¿Garovel?

¿Sí?

Sonrió ligeramente. ‘Estás… er… ¿Ya has descubierto algo?

El caso al parecer estar procediendo bien. Mejor de lo esperado, de hecho. Pensé que ellos sólo serían capaces de liberarlo por intento de asesinato hacia la mujer que salvaste, pero encontraron evidencia en su apartamento que lo implica en los asesinatos que cometió con anterioridad

Eso es bueno

Sí. Aunque, aparentemente le trituraste la tráquea al hombre

Oh mierda… lo hice… No está muerto, ¿Cierto? No estaba intentando ha–

No, aún está vivo, de alguna manera. Debería haberte dado algo de tiempo para que te familiarizaras con el nivel de tu fuerza

Si hubieras hecho eso, entonces… tal vez no lo habríamos hecho a tiempo…

Buen punto. Por otro lado, la condición de ella es buena… Espera un minuto

Hector miró alrededor del salón de clases, como si de alguna manera ayudara. ‘¿Garovel?

Uh-oh

¿Qué pasó?

Uno de los oficiales de policía. Veo el aura de muerte alrededor de él


Anterior | Índice | Siguiente


TZK L1-C2

Capítulo Dos: ‘¡Escuchad! ¡Horrores tranquilos…!’

Hector había escapado de casa, lo cual nunca había hecho antes y no estaba seguro si lo volvería hacer de nuevo. Su habitación estaba en el segundo piso, así que saltó por la ventana y se rompió ambas piernas, lo cual dolió como el infierno, descubrió.

Garovel rió, disculpándose apropiadamente por reírse, y luego lo curó. Él le preguntó a Garovel por qué aún podía sentir dolor, y el segador explicó que el dolor todavía era útil para dejarle saber cuáles partes funcionaban y cuáles no.

“¿Realmente estás seguro sobre esto?” Murmuró entre el aíre frío de la noche.

¿Qué dices? Por supuesto que estoy seguro

“Pero… ¿Cómo se supone que detendré a un asesino serial…? No vas a hacer… que mate a este chico, ¿Cierto?”

Oh, no. Eso podría causar problemas. Los asesinos seriales son el asunto de la autoridad, pero he estado observando a este chico, y en esta instancia, la policía podría utilizar una ayuda. Justo como alguien que les apunta en la dirección correcta, es decir

“Apuntar, ¿Cómo?”

Una llamada anónima

“¿Actualmente funcionará?”

Sólo tenemos que darles una excusa para visitar su apartamento en un momento particularmente inadecuado para él. El resto debería fluir

Ellos caminaron por mucho tiempo bajo la oscuridad, dejando la modesta vecindad en el centro de la ciudad por las torres del centro. Él no estaba seguro que hora era, pero juzgando por la niebla reunida entre las construcciones, supuso que era suficientemente tarde para ser considerado temprano de nuevo. El tranvía aéreo no había dejado de funcionar, sin embargo, el transporte de pasajeros ruidosos por encima de la calle en sus carriles suspendidos, y la música a todo volumen en el puente a la distancia ya no estaban ocupados por las sirenas.

Las personas en la acera y en la calle le prestaron un poco de atención, mientras se reían por las bromas elaboradas o tropezaban afuera de un club nocturno o dormían en una banca en frente de una Nancy’s.

Él se preguntaba lo que haría si algún extraño se acercaba y empezaba a hablar, como lo que sucede en cada película en donde un joven termina en una extraña vecindad tarde en la noche, y entre más pensaba sobre esto, más se determinaba que no había que temer. De hecho, él casi quería que alguna persona borracha paseara y empezara una conversación, sólo para poder ver lo que sucedería. Se imaginó que sería inevitablemente algo sorprendente, como ellos resultando ser divertidos y totalmente inofensivos, aunque muy poco agradables por la embriaguez. Y si ellos intentaban secuestrarlo o asesinarlo, bueno. Eso sería sorprendente para ellos.

Aquí’ Dijo Garovel, agitando su asombro. El segador flotó a una cabina telefónica cercana, y Hector entró. ‘Allí arriba

Él miró a donde el segador apuntó y vio el balcón de un apartamento de alta gama en un cuarto piso. Un hombre estaba allí, fumando en frente de una lámpara sobre la ventana. Incluso a esta distancia, podía ver que el hombre estaba bien vestido con un traje oscuro y la corbata deshecha.

“Ese… ¿Es ese chico?”

Hector miró el teléfono en frente de él. El siguiente paso era suficientemente obvio, pero titubeó. “Pero… qué pasa…”

¿Hmm?

“¿Qué pasa si llamo a la policía… y ellos vienen y… qué pasa si el chico mata a uno de ellos?”

Garovel lo miró en gran medida. ‘Si te estás preguntando por qué más bien no te envío a ti allí, es porque este es tu primer intento. No tengo la intención de darte más de lo que puedes manejar

“Pero… si alguien tiene que arriesgar su vida… entonces debería ser yo… ¿No?”

El segador no respondió.

Hector siguió presionando. ”Digo, ya que, n-no puedo morir, ¿Cierto? ¿Él no será capaz de matarme? Y… porque yo… yo ya desperdicié mi vida, de todas maneras, así que… incluso no sería para nada riesgoso…”

¿Me estás diciendo que quieres tratar con esto por ti mismo?

“Yo… uh… sí”

Garovel inclinó su cabeza. “Eso es sorpresivamente valiente de ti. Pensé que preferirías tomar las cosas más lento

“Sólo… no quiero que nadie sea asesinado, eso es todo…”

Si ese es el caso, entonces probablemente deberías apresurarte

El rostro de Hector se endureció. “¿Qué? ¿Por qué?”

Bueno, sabes que como te dije, el plan era tener a la policía visitándolo en un momento inadecuado. Él asesina a las mujeres al seducirlas y las trae a su apartamento, así que la intención era enseñarles en medio del–

“¿¡Qué!?” Él volvió a mirar el balcón, pero el hombre no estaba más allí. Agarró el teléfono y le marcó a la policía.

¿Ahora estás llamando? Pero sólo dije–

“¿¡Hola!?” Le gritó al receptor. “¡Hay un sujeto en mi edificio que está a punto de asesinar a alguien! Él tiene un arma–”

Usa un cuchillo

“–Digo, un cuchillo, y ah– ¡Escuché que estaba amenazando la vida de alguien afuera de su apartamento!”

<”¿Cuál es su ubicación?”>

“Ah–” Garovel le dio la dirección del edificio, y se la retransmitió al operador.

<”Por favor permanezca en línea señor”>

“¡Lo siento, no puedo! ¡Sólo lleguen allí!” Colgó el teléfono y cruzó corriendo la calle. Interrumpió a través de la entrada, y un guardia de seguridad luchó para detenerle, pero Hector tuvo la ventaja. “¡Es un asunto de vida o muerte!” Gritó a lo lejos como una disculpa.

Saltó a la primera escalera que vio y se detuvo en el cuarto piso. Un par de pasillos le pidieron elegir, así que siguió las indicaciones de Garovel para llegar a la puerta del asesino.

Hector golpeó la puerta. “¿¡Hola!? ¡Por favor abra señor! ¡Hay, ah– una fuga de gas, y necesitamos evacuar el edificio!”

No hubo respuesta.

Garovel se aventuró adentro. ‘Él la está escondiendo en el baño

Retrocedió y comenzó a golpear la puerta. “¡Por favor señor! ¡Sé que está ahí! ¡Esto es muy importante!” La puerta no cedió en absoluto. Bien podría haber sido un muro.

Está a punto de cortarle el cuello

“¡No!”

Toma’ Garovel encontró su hombro, y Hector inmediatamente sintió una explosión de dolor a lo largo de todo su cuerpo antes de desvanecerse familiarmente. ‘¡Patéala!

La puerta se escapó de sus bisagras, rasgando el cerrojo y la cadena a la parte derecha de la madera y el yeso.

“¿¡Qué mierda!?” Vino una voz del baño, y cuando el hombre salió y vio a Hector, horror impactó su rostro, y retrocedió a la sala de estar. “¿¡Qué demonios eres tú!?”

Y Hector estaba confuso, ya que no podía ver su propia piel corroyéndose a sí misma, dejando al descubierto los músculos secos de su rostro sin derramamiento sangre. No podía ver su cabello rapado transformándose en un blanco fantasmal o sus ojos inyectados de sangre embozados en muerte, y la piel ennegrecida. Hector sólo permaneció caminando hacia delante, no dejándose intimidar por el cuchillo que el asesino direccionó hacia su pecho, y agarró al hombre por el cuello y lentamente apretó su agarre. Fácilmente lo mantuvo inmovilizado contra la pared, estrangulando al hombre hasta que éste cayera inconsciente.

Hector miró sus manos por un segundo, impresionado y aterrorizado por sí mismo. Divisó un conjunto de ropa en la cama, presumiblemente usada por la víctima más temprano. La envolvió en torno al asesino y lo amarró con un triple nudo tan fuerte como podía hacerlo.

Luego, vio a la mujer en el baño. Aún estaba con vida, y consciente, incluso. Cuando ella lo vio, intentó gritar y zafarse, pero sus restricciones la mantuvieron en su lugar perfectamente. Ella había sido golpeada, aparentemente, y tenía cortes superficiales en sus brazos, rostro y estómago.

Hector dio un paso hacia ella y luego se detuvo, pensándolo mejor. “Lo siento” Le dijo a ella. “Te desataría, pero… probablemente deberías quedarte aquí y explicar… uh, a la policía… sobre lo que él te intento hacer. De otra manera, él podría… tú sabes… escapar de esto… y… sí…”

Ella sólo lo miró, con los ojos abiertos.

“¡Oh! Pero, uh… ¡No te preocupes! La policía estará aquí en cualquier minuto. Y él ahora está inconsciente. Y lo até sólo por si acaso. Así que… uh… e-estás a salvo, ahora. Y y-yo debería, debería irme…”

Al escuchar las sirenas a la distancia, él corrió. Algunos espectadores se reunieron afuera, el guardia de seguridad de más temprano estaba con ellos, pero Hector sólo se abrió paso entre ellos. No se detuvo hasta que ya no podía ver más el complejo de apartamentos.

Garovel agarró su hombro, y súbitamente, su fuerza lo dejó. Cayó en sus rodillas, jadeando por aire. Su cuerpo mortal, sin embargo, regresó a la normalidad. Los trozos ennegrecidos y faltantes reaparecieron de nuevo, transformándose en el marrón ceniciento vivido de antes. Apenas se sentía capaz de caminar, como si hubiera acabado de correr una maratón en donde el premio era conseguir ser atropellado por un bus.

“No mencionaste nada… sobre qué demonios… me hiciste allí” Esta vez, sus pausas eran atribuidas más por su cansancio y respiraciones tensas.

Convertí la energía que tu cuerpo normalmente usaría para apoyar tu vida en fuerza muscular. Lo cual resultó hacer que parecieras como un cadáver y es por eso que el chico estaba tan atemorizado cuando te vio

“Oh… bien…”

Por cierto, mañana vas a sentir como rasgué los músculos de tu cuerpo y los remplacé por agujas ardientes’

“Divertido…”


Anterior | Índice | Siguiente